#DomingoEnFamilia: Los principales errores en la alimentación infantil

Hoy, os hablamos de los hábitos alimenticios que deben llevar los pequeñajos y los principales errores que cometemos los padres.

Según la Organización Mundial de la Salud, seis de los siete factores que desempeñan un papel determinante en la salud están ligados al ejercicio y a la alimentación, además, ésta última es vital durante los 3 primeros años del infante. Ambas partes se aprenden a lo largo de toda la vida, aunque es en los primeros años cuando se presenta el mejor momento para crear hábitos que duren hasta que los niños se hagan mayores, y a lo largo de toda la edad adulta. Es decir, enseñando a los ‘peques’ a comer bien y a hacer deporte, podemos invertir de manera directa en su salud en el futuro, simplemente por el hecho de inculcar hábitos que ayuden a prevenir algunas de las enfermedades propias de la edad adulta.

Basándonos en ésto, los 9 errores más comunes en la alimentación infantil son los siguientes:

  1. Los niños a menudo ingieren demasiadas calorías, la mayoría procedentes de grasas saturadas.
  2. Consumo excesivo de proteínas de origen animal, carnes grasas y embutidos.
  3. Excesiva ingesta de alimentos muy energéticos y de azúcares simples.
  4. Consumo alto de alimentos manufacturados, comida rápida o bollería.
  5. Dietas con pocos cereales integrales, frutas, verduras, legumbres, pescados y lácteos bajos en grasas.
  6. Aporte insuficiente de fibra, calcio, vitamina D, hierro, selenio, zinc.
  7. Beber poca agua frente a un alto consumo de bebidas azucaradas, como por ejemplo los refrescos o los zumos industriales.
  8. Un desayuno insuficiente, que no cubre las necesidades energéticas para una jornada llena de clases, deportes, actividades extraescolares y deberes.
  9. Raciones excesivamente grandes.

En definitiva, una dieta con cantidad de cereales, verduras, frutas, legumbres, pescado y aceite de oliva debe tener preferencia por encima de una alimentación rica en grasas saturadas, azúcares refinados, bebidas azucaradas, snacks y con horarios desordenados. Algunas de las principales recomendaciones para que los ‘peques’ se adhieran a unas rutinas alimentarias más saludables empezarían por realizar cinco comidas al día y disminuir el tamaño de las raciones, comenzando por un desayuno variado y equilibrado; el desayuno es fundamental para rendir física e intelectualmente en el ‘cole’, y debe incluir lácteos, cereales y fruta o zumos de fruta fresca.

Share This:

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *