Category: Salud

Legumbres en conserva: ¿Son sanas? ¿Conservan sus propiedades?

Desde La Pedriza queremos desmontar la creencia popular de que los alimentos en conserva no pierden propiedades durante su elaboración y envasado, así como demostrar que no son perjudiciales para la salud.

A nivel nutricional, las conservas resultan útiles en muchos casos. Los principales nutrientes (proteínas, grasas, hidratos de carbono y fibra) no se alteran en las conservas por lo que pueden ser consumidas sin problemas y con total confianza ya que los únicos cambios apreciables entre las legumbres secas y las precocinadas es sus textura, que es ligeramente más dura.

Por estas razones, las conservas son la mejor opción para quienes buscan la máxima naturalidad en productos y que necesitan ahorrarse tiempo en la cocina.

Sobra decir que las legumbres son muy beneficiosas para la salud pero, ¿cuál es la razón de ello?

Además de su composición nutricional que incluye gran cantidad de hidratos, proteínas, hierro y fibra, ayuda a prevenir enfermedades gastrointestinales como el cáncer de colon, así como combatir el estreñimiento y el colesterol malo, ya que por otro lado ayuda a la absorción del colesterol bueno, además de controlar la tensión arterial y prevenir efectos congénitos.

Por otro lado y de cara a los excesos que nos procuran estas fechas, hemos de decir que las legumbres tienen gran capacidad saciante, es decir, nos llenan con una dosis justa y necesaria de alimento.

¿A qué esperas para echarlas en remojo?

Las legumbres, como todo, tienen sus truquillos y consejos que pueden hacer que disfrutes mucho más de ellas. Atento a los que te proponemos desde La Pedriza:

  1. La calidad es fundamental a la hora de disfrutar un buen plato de legumbres y si se trata de productos nacionales, mejor que mejor.

  1. Ponlas en remojo: hidrata las legumbres durante 10-12 horas para reducir el tiempo de cocción. Un truquillo para acelerar el proceso es escaldar las legumbres durante un minuto y medio o dos en agua hirviendo. Tras esto, solo hará falta tenerlas en remojo un par de horitas o tres.

  1. El truco para que los garbanzos no se encallen y queden perfectos es echarlos con el agua ya caliente, mientras que las lentejas obtendrán un mejor resultado si se comienzan a cocinar con agua fría. Por cierto, nada de cucharas durante la cocción.

  1. ¿Pierden la piel durante la cocción?: Lo ideal para cocer las legumbres es hacerlo con la cantidad justa de líquido y luego, si es necesario, añadirles un poco más de agua durante la cocción.

  1. Si añades un poco de sal al final de la cocción, evitas que se endurezca la piel.

  1. Evita los molestos gases: hierve las legumbres 5 minutos en abundante agua, déjalas posar una hora y elimina el agua. Después, comienza con la receta como lo haces normalmente.

El estudio Aladino revela que el 44,5% de los niños y niñas españoles de entre seis y nueve años tienen exceso de peso con respecto a los patrones de crecimiento de la OMS. Esta realidad no es un problema exclusivamente de España ni del mundo desarrollado, sino que manifiesta un problema global de salud pública que ya afecta también a las sociedades en desarrollo. Estas han visto cómo su estilo de vida ha cambiado y acomodan en su día a día elementos que incitan al sedentarismo y a una dieta doblegada ante los alimentos calóricos.

Pese a la gran diversidad de alimentos y la facilidad que tenemos de acceder a ellos, parece que seguimos seleccionando productos refinados, entre otros que nos afectan negativamente.  Los estudios al respecto evidencian que, desde un punto de vista energético, no es que se consuman muchas más calorías que antes, sino que se come de forma más desequilibrada. Y eso lo padecen especialmente los más pequeños. El sobrepeso y la obesidad son dos de los factores de riesgo más importantes en el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles. Se estima que un niño obeso tiene un 80% de posibilidades de ser obeso también de adulto. Si no se invierte esta tendencia actual, los estudios vaticinan en el futuro un importante aumento del gasto de salud pública y, lo que es más alarmante, una significativa pérdida de calidad de vida de estos niños cuando sean adultos.

Hemos de ser conscientes de que la solución para este problema está en la mano de los padres y en la acción de inculcarle valores positivos de alimentación al pequeño. Una alimentación sana y equilibrada, estructurada a base de legumbres, verduras, carnes y pescados, cosa que no quita que haya algún que otro capricho en medio.

Todo esto se debe combinar con el fomento de actividades lúdicas fuera de casa para que nuestro retoño.

¿Sabías que España es uno de los países con mayor índice de obesidad de Europa? Este dato preocupa mucho a la OMS y a los españoles, por ello, desde “La Pedriza” recomendamos una dieta saludable que, acompañada de algo de ejercicio, ayudará a rebajar esos kilitos de más.

Por regla general, las legumbres nos parecen un alimento pesado y de difícil digestión, lo cual contribuye a que lo asociemos con el concepto de que engordan. Nada más lejos de la realidad.

Las legumbres son una fuente rica en proteínas y nos aporta menos hidratos que la pasta y productos con base de harina. Además, las legumbres son muy bajas en materia grasa y lípidos que ayudan a combatir el estreñimiento y el colesterol. Las lentejas, por ejemplo tienen una cantidad de proteínas considerablemente superior que la pasta así como la mitad de hidratos lo que significa que las lentejas sacian más el apetito y nos aportan más energía.

Si a esto le sumamos la fibra que nos aporta y el bajo índice glucémico que tienen, nos encontramos ante un alimento muy completo y sano que echa por tierra las leyendas urbanas que dicen que engorda.

Como último punto a favor, indicar que las legumbres tienen una alta densidad nutritiva. Esto quiere decir que, si bien nos aportan una cantidad no excesiva de calorías, sí nos ofrecen muchos micronutrientes beneficiosos para nuestro organismo, tales como potasio, ácido fólico, hierro, calcio, vitamina B, magnesio o antioxidantes.

Una vez sabido esto, te recomendamos que introduzcas las legumbres como uno de los pilares fundamentales de tu dieta diaria, así como que evites la ingesta de excesiva de bebidas carbonatas, pastas y demás alimentos elaborados con harina (más aún si esta es refinada). Si además de esto, añades de 30 a 60 minutos de ejercicio al día, notarás mejoría en muy poco tiempo. Salir a caminar diariamente, por ejemplo, es un hábito de lo más saludable que ayuda a combatir el sedentarismo y con ello, el sobrepeso.

¡Comienza la semana con buena dieta!