Hoy, os hablamos de los hábitos alimenticios que deben llevar los pequeñajos y los principales errores que cometemos los padres.

Según la Organización Mundial de la Salud, seis de los siete factores que desempeñan un papel determinante en la salud están ligados al ejercicio y a la alimentación, además, ésta última es vital durante los 3 primeros años del infante. Ambas partes se aprenden a lo largo de toda la vida, aunque es en los primeros años cuando se presenta el mejor momento para crear hábitos que duren hasta que los niños se hagan mayores, y a lo largo de toda la edad adulta. Es decir, enseñando a los ‘peques’ a comer bien y a hacer deporte, podemos invertir de manera directa en su salud en el futuro, simplemente por el hecho de inculcar hábitos que ayuden a prevenir algunas de las enfermedades propias de la edad adulta.

Basándonos en ésto, los 9 errores más comunes en la alimentación infantil son los siguientes:

  1. Los niños a menudo ingieren demasiadas calorías, la mayoría procedentes de grasas saturadas.
  2. Consumo excesivo de proteínas de origen animal, carnes grasas y embutidos.
  3. Excesiva ingesta de alimentos muy energéticos y de azúcares simples.
  4. Consumo alto de alimentos manufacturados, comida rápida o bollería.
  5. Dietas con pocos cereales integrales, frutas, verduras, legumbres, pescados y lácteos bajos en grasas.
  6. Aporte insuficiente de fibra, calcio, vitamina D, hierro, selenio, zinc.
  7. Beber poca agua frente a un alto consumo de bebidas azucaradas, como por ejemplo los refrescos o los zumos industriales.
  8. Un desayuno insuficiente, que no cubre las necesidades energéticas para una jornada llena de clases, deportes, actividades extraescolares y deberes.
  9. Raciones excesivamente grandes.

En definitiva, una dieta con cantidad de cereales, verduras, frutas, legumbres, pescado y aceite de oliva debe tener preferencia por encima de una alimentación rica en grasas saturadas, azúcares refinados, bebidas azucaradas, snacks y con horarios desordenados. Algunas de las principales recomendaciones para que los ‘peques’ se adhieran a unas rutinas alimentarias más saludables empezarían por realizar cinco comidas al día y disminuir el tamaño de las raciones, comenzando por un desayuno variado y equilibrado; el desayuno es fundamental para rendir física e intelectualmente en el ‘cole’, y debe incluir lácteos, cereales y fruta o zumos de fruta fresca.

«Las legumbres pueden contribuir de manera significativa a abordar las cuestiones del hambre, la seguridad alimentaria, la malnutrición, los desafíos medioambientales y la salud humana», aseguró el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Las legumbres suponen una alternativa asequible a las proteínas de origen animal; son «ideales para mejorar la dieta en las zonas más pobres del mundo», manifestan desde la FAO. La proteína procedente de la leche, por ejemplo, resulta cinco veces más cara que la obtenida de las legumbres.

Constituyen un ingrediente clave también en las dietas saludables que deben imponerse en los países más ricos para hacer frente a la obesidad y prevenir y gestionar enfermedades crónicas como la diabetes, las cardiopatías coronarias y el cáncer.

Las legumbres, además, alcanzan precios de venta más altos que los de los cereales (el doble o el triple, en algunos casos), por lo que «presentan gran potencial para sacar a los agricultores de la pobreza rural». Y su «procesamiento abre oportunidades económicas adicionales, en especial para las mujeres», subrayan desde el organismo.

Pero las legumbres no solo benefician a la salud humana. Los residuos de los cultivos de legumbres pueden usarse como forraje para el ganado. Y las propiedades fijadoras de nitrógeno de las legumbres pueden mejorar la fertilidad del suelo, incrementando la productividad de las tierras agrícolas (que elimina, a su vez, la dependencia de los fertilizantes sintéticos y acarrea una menor huella de carbono).

Las legumbres forman parte de la cultura alimentaria de buena parte de las regiones del mundo: son un ingrediente clave en muchos platos nacionales y regionales tradicionales, como el falafel, el dahl y los frijoles cocidos.

Estamos haciendo hincapié en el tema de dietas y comida saludable, ya que es principio de año y todos nos proponemos adelgazar. Por ello, hemos elaborado este post en el que desmentimos creencias populares para adelgazar y cuyo resultado puede ser catastrófico, cuanto menos.

“Como el chocolate es light, te comes media pastilla. No bebes agua en las comidas. No cenas para no engordar o te pasas una semana con pollo y piña”.

Estamos en unas fechas en las que intentamos compensar los excesos de ésta pasada Navidad con malas prácticas e ineficaces dietas con las que intentamos adelgazar o aprovechar supuestos beneficios, haciendo caso a la vecina que asegura que comer sólo melocotón de noche te reduce la tripa o siguiendo dietas anunciadas por famosos que prometen quitarte cinco kilos en dos semanas. Te olvidas del pan y las legumbres, te lanzas a lo light como si no engordara y te hartas de comer pollo asado a todas horas.

Nada más lejos de la realidad… Muchas de estas prácticas, sin embargo, no sólo son ineficaces sino que además son insanas ya que no gozan de base científica, tal como se ha señalado desde el Gabinete de Alimentación y Nutrición de la Universidad de Alicante, Alinua.

¿Para adelgazar no hay que probar el pan?

Pese a lo que mucha gente piensa, el pan no engorda mucho, y además no tiene colesterol ni grasas saturadas. Por otra parte, si nos quitamos el pan y lo sustituimos por más carne empeoramos la dieta. Comiendo mucho pan no nos vamos a morir de un infarto.

¿Qué sustitutos del azúcar debemos tomar?

El azúcar en principio no debe estar en nuestra alimentación. Necesitamos glucosa para funcionar pero todo lo que nos comemos se transforma en glucosa. Con todo, depende de la cantidad. En cuanto a los edulcorantes, todos los que hay en el mercado están autorizados por Sanidad y, por tanto, no deben tener ningún problema. Ahora está muy de moda la Stevia, que es una planta que no está autorizada para uso alimentario aunque se procesa como edulcorante.

¿Los que no tienen conservantes son mejores?

Si no lo llevan es porque no les hace falta, pero los conservantes en sí no son malos, depende de la sustancia. Los famosos E con un numerito son los aditivos y hay muchos mitos sobre ellos. La E sólo significa que está autorizado por la Unión Europea y el numero es el nombre del producto codificado, pero si están en el mercado es porque han pasado los test de seguridad sanitaria.

¿Las barritas sustitutivas de comidas engordan?

Claro que engordan, aunque se supone que menos que la comida que sustituyen. Lo mejor cuando alguien quiere perder peso es más ejercicio y más verdura.

¿Engorda lo light?

Sí. Un producto light lo que lleva es un porcentaje de entre un 15 y un 30% menos grasa que el mismo producto normal, no es que no lleve grasa. Si la mayonesa tiene por ejemplo un 75% de grasa, la light puede llevar un 50%. O una bolsa de patatas, aunque sea light, engorda mucho más que otros productos que no lo son. Con el queso hay que tener en cuenta que un light tiene menos grasa que su original, por tanto los muy calóricos siguen siéndolo, aunque algo menos. Además hay mucha gente que cree que al poner light o sin azúcar puede comer lo que quiera y no es así.

¿Los productos integrales engordan menos?

No. Suelen tener las mismas calorías pero se digieren mejor, incluso los hay que tienen más calorías que los no integrales porque tienen más cereal, pero tienen más fibra y son más sanos.

¿Los productos frescos son mejores que los envasados o los congelados?

En principio a mí me gustan los frescos, pero por ejemplo las verduras las congelan en temporada con lo que no pierden propiedades. A nivel nutricional es casi mejor una verdura congelada que una que tienen tres meses en una cámara.

¿Los zumos de bote son buenos?

Hay que tener cuidado con ellos porque tienen mucha azúcar. Hay estudios que demuestran que los niños tienen más caries desde que beben el zumo en cañita porque el líquido pasa por toda la boca. Además en el súper no todo son zumos, hay néctar, bifrutas… Incluso natural, siempre es mejor una fruta que un zumo porque mantiene la fibra.

¿Y los refrescos light o cero?

Los hay que no llevan nada de calorías pero otros como los de naranja o limón sí llevan azúcar por la fruta. La diferencia entre los refrescos light y los cero es mínima, sólo varían en el edulcorante. Cuando una conocida marca de refrescos lanzó la cola cero lo hizo dirigida a los hombres porque se identificaba la light con las mujeres. De hecho, el diseño de la cero es más masculino aunque ahora se toman de forma indistinta.
¿Es la cerveza culpable de la famosa tripa cervecera?

No. Lo que engorda es lo que acompaña a la cerveza. La cerveza no tiene muchas calorías, y aún menos si es sin alcohol.

¿Es más sana la margarina que la mantequilla?

No se debe abusar de ninguna. Son alimentos de los que consideramos ocasionales y por tanto, si se consumen poco, lo mejor es que cada cual tome lo que más le guste. Con todo, y aunque últimamente las margarinas han mejorado mucho, la mantequilla es más natural porque está menos procesada.

¿El agua engorda más durante las comidas?

No. El agua es acalórica. Lo único que hace durante la comida es provocar que comamos menos porque sacia antes.

¿Hay que tomar la fruta a deshoras para que engorde menos?

Es una afirmación que se ha puesto de moda pero no hay ninguna base científica que lo apoye. Lo que engorda son la cantidad de calorías que acumulamos. Incluso comiendo la fruta antes de comer, luego comeríamos menos de otras cosas que engordan más.

¿Las patatas y las legumbres están prohibidas si se quiere adelgazar?

No hay que prohibir nada sino no abusar de ningún producto. Las patatas engordan sobre todo si se fríen. Las legumbres son necesarias y, por ejemplo, un plato de lentejas con arroz es una proteína perfecta sin tener que poner nada de grasa ni origen animal. Hay que volver a la cuchara.

¿Las píldoras antigrasa son efectivas?

Hay fármacos que sí funcionan pero hay que tener en cuenta sus efectos secundarios porque las que inhiben la absorción de grasa también inhiben la absorción de vitaminas. En cualquier caso siempre hay que tomar estos fármacos bajo control y prescripción médica, nunca por libre. El único quema grasas efectivo y que no hace daño es el ejercicio.

¿No cenar ayuda a adelgazar?

Al contrario porque el cuerpo acumula. No hay que saltarse ninguna comida.

¿Hay que evitar los carbohidratos por la noche?

Todos los alimentos tienen de todo tipo de nutrientes, por tanto esa disociación es imposible. Además, si se sustituyen por grasas y proteínas es peor. Simplemente hay que alimentarse con cabeza comiendo de todo y haciendo especial énfasis en la verdura, fruta, pasta y legumbres.

Curiosidades sobre las alubias:

Alubias, habichuelas, frijoles, fabas, ‘mongetes’, porotos, pochas o caparrones… La judía recibe multitud de nombres según el país o zona de origen sin entrar en discusión de si una u otra denominación prevalece sobre las demás.

España es hoy el país europeo con más tradición leguminosa del Viejo Continente y el mayor productor. Según el Ministerio de Agricultura, el volumen de legumbres consumidas durante el pasado año ascendió a 140.888 toneladas, y el consumo per cápita anual de leguminosas se situó en 3,1 kilos. En concreto la ingesta de alubias en los hogares españoles se aproximó al kilo por persona (0,93 kilos), justo por detrás de los garbanzos (1,25 kilos). No obstante, la tendencia en el consumo va a la baja en España, al contrario de lo que sucede en otros países como la India o México. Sin ir más lejos, en 1990 su consumo se situaba en los 7,4 kilos.

Líderes entre las leguminosas en cuanto a especies, “se cultivan principalmente en zonas de suelo más bien ácido y con veranos suaves”, explica José Ramón Díaz García, profesor de Fitotecnia y Cultivos Herbáceos de la Escuela Universitaria de Ingeniería Agrícola de la Universidad Politécnica de Madrid. Así, “se producen sobre todo en zonas de interior como en Castilla y León, Galicia, Asturias, Cataluña, País Vasco y Navarra”, continúa.

Las alubias secas son de fácil conservación. No necesitan frío, por lo que con guardarlas en un lugar fresco y seco será suficiente. Si se introducen en un tarro de cristal hermético dentro de la nevera mejorarán las condiciones de conservación y se evitará el gorgojo (parásito).

A la hora de adquirirlas, independientemente de la variedad, han de presentar una piel lisa, tersa, brillante y sin arrugas. Deben ser consumidas en el mismo año de compra, ya que si son más antiguas pierden calidad y resulta más difícil su cocción. Un proceso que será más grato si se dejan en remojo la noche anterior. Cocinarlas a fuego lento garantizará que se mantengan íntegras. En cuanto a su elaboración existen multitud de maneras de prepararlas. Absorben el sabor de los ingredientes a la perfección por eso son muy apropiadas para guisos y potajes, excelentes en otoño invierno, aunque también se utilizan en ensaladas cuando llega el calor.

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el año 2016 Año Internacional de las Legumbres. Su objetivo es sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales de estas semillas como parte de una producción de alimentos sostenible encaminada a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición, incrementando así su producción mundial.

 

¿Por qué son importantes las legumbres?

 

Los cultivos leguminosos como las lentejas, los frijoles, los guisantes y los garbanzos son un elemento fundamental de la canasta de alimentos. Las legumbres son una fuente esencial de proteínas y aminoácidos de origen vegetal para la población de todo el mundo, y se deben consumir como parte de una dieta saludable para combatir la obesidad y prevenir y ayudar a controlar enfermedades como la diabetes, las afecciones coronarias y el cáncer; también son una importante fuente de proteína de origen vegetal para los animales.

Además, las legumbres son plantas leguminosas que tienen la propiedad de fijar el nitrógeno, lo que puede contribuir a aumentar la fertilidad del suelo y que tienen efectos positivos en el medio ambiente.

Se ha designado a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para que facilite la celebración del año, en colaboración con los gobiernos, las organizaciones pertinentes, las organizaciones no gubernamentales y demás instancias.

Esta semana, os traemos un vídeo de la clásica fábula de “La Cigarra y las Hormigas” para que disfrutéis tanto tú como tus peques, aprendiendo además, valores acerca del trabajo y la autorrealización.

Fernando es un carpintero sociable, hablador, activo y uno de los hombres más longevos de España con 105 primaveras a su espalda. Está ávido de acción, y recuerda con precisión distintas fechas y momentos históricos de su vida. La historia de Fernando revela que ha sido un hombre inquieto, nervioso, y con mucho carácter. «Puede que eso me haya ayudado a vivir tanto», reconoce humilde.

Con sus más de 100 años conserva la vista, el oído y sobre todo, cierta autonomía que le permite apartar el taca-taca y posar como si de un modelo se tratara. Además puede presumir de no tener ninguna enfermedad o dolencia grave.

Su secreto radica en su alimentación. “¿Mis platos favoritos? Las judías blancas, los garbanzos, las lentejas… Todas las legumbres y la comida casera en general, con un vasito de vino tinto”, nos ha confesó con una sonrisa, mientras nos revelaba que si pudiera pedir un deseo, sería poder volver a bailar.

Como podemos apreciar, a Fernando no le faltan las fuerzas y el ánimo, ¡todo ello gracias a su intranquila forma de vida y a las legumbres!

Legumbres en conserva: ¿Son sanas? ¿Conservan sus propiedades?

Desde La Pedriza queremos desmontar la creencia popular de que los alimentos en conserva no pierden propiedades durante su elaboración y envasado, así como demostrar que no son perjudiciales para la salud.

A nivel nutricional, las conservas resultan útiles en muchos casos. Los principales nutrientes (proteínas, grasas, hidratos de carbono y fibra) no se alteran en las conservas por lo que pueden ser consumidas sin problemas y con total confianza ya que los únicos cambios apreciables entre las legumbres secas y las precocinadas es sus textura, que es ligeramente más dura.

Por estas razones, las conservas son la mejor opción para quienes buscan la máxima naturalidad en productos y que necesitan ahorrarse tiempo en la cocina.

¿Qué os parece si enseñamos a los peques a plantar una semilla de legumbre? De esta manera, les enseñaremos lo que es la responsabilidad de tener algo a su cargo y a que sean más cuidadosos y constantes. Todo ello enmascarado con simpatía y diversión como siempre:

Requeriremos:

  • Un par de alubias o tres de “La Pedriza”.
  • Un recipiente en el que realizar el plantado.
  • Algodón.

Bien, el proceso es bien sencillo: hay que colocar el algodón empapado en agua en el fondo del recipiente, colocar la semilla y taparla con otro trozo de algodón empapado.

De esta forma queda un poco soso, ¿no os parece?

Desde La Pedriza os damos unos truquitos para hacerlo más divertido y de esta forma, entusiasme al pequeñajo:

Puedes utilizar uno vasos de yogur a modo de recipientes y pintarlos para hacerlo más dinámico.vaso_yogur

O bien podemos utilizar como recipientes, huevos vacíos y pintarle una simpática cara:

germinador-huevo

¡Échale imaginación y verás como se te ocurre la manera de hacer que los peques se entusiasmen con esta idea!

¿Sabías que en Italia, se comen lentejas en la cena de Noche Vieja?

Las costumbres italianas en Noche Vieja (Notte di Capodanno) poco difieren a las españolas: utilizan ropa interior roja, cenan en familia, trasnochan en fiestas… No obstante, hay una curiosa costumbre que repercute a las legumbres: además de las tradicionales uvas, ingieren lentejas para celebrar la llegada del nuevo año ya que simbolizan prosperidad.

Pero la función de las lentejas no acaba aquí; también es tradición, entregar al prójimo un monedero lleno de éstas con el fin de que se conviertan en dinero y traigan un buen año económico.

Así que ya sabes: pon tus lentejas en remojo ya mismo, ¡solo quedan unos días para Noche Vieja!